5 de oct. 2016 / Santiago de Chile / Contralobos, Blog Cristiano.

 

Estudio Bíblico: “Conociendo a Dios”

Primera Parte: “Los atributos de Dios

10ª Sesión: “LA BONDAD DE DIOS”

 

 

Alabad a Jehová, porque él es bueno, porque para siempre es su misericordia.

Salmos 136:1 RV 1995

 

“¡Alabemos a Dios, porque él es bueno!

¡Dios nunca deja de amarnos! “

Salmos 136:1 TLA

 

Introducción

 

Anteriormente estuvimos aprendiendo acerca de la “Fidelidad de Dios“, un atributo bastante importante que vale la pena estudiar antes de seguir adelante, te invito a revisarlo. En esta ocasión estaremos viendo la Bondad de Dios, otra perfección de Dios que nos enseñara un poco más de nuestro Señor.

 

La Bondad de Dios

 

“Dios es luz, y en él no hay ningunas tinieblas” (1ra Juan 1:5). La perfección de la naturaleza de Dios es tan absoluta, que no hay nada en ella que sea incompleta o defectuosa, por lo tanto, Dios no puede mejorar ni se le puede añadir nada.

 

Sólo El es originalmente bueno, en sí mismo; las personas pueden tener acciones bondadosas, pero siempre somos más propensos al pecado, aunque, por ser hechos a la imagen y semejanza de Dios, sí hay cierta bondad en el hombre, sobretodo en el niño que nace inocente, sin pecado, pero a l a medida que va creciendo se va contaminando y va pecando. Pero Dios es esencialmente bueno, no sólo hace el bien, sino que es la bondad misma.

 

Dios es infinitamente bueno; la bondad en la criatura es como una gota, en Dios es como un océano infinito. El es bueno eterna e inmutablemente, porque no puede ser menos bueno de lo que es. En Dios no cabe la suma ni la resta. Dios es “summum bonum”, el sumo bien.

 

Dios es, no sólo el más grande de todos los seres sino también el mejor, eternamente bueno, incluso antes de ejercitar su bondad para con el hombre, él ya era bueno.

 

La primera manifestación de la bondad de Dios fue dar el ser a todas las cosas.

 

Dios tiene, en sí mismo, un tesoro infinito e inagotable de bendición que es suficiente para llenarlo todo.

Bueno eres tú, y bienhechor; ¡enséñame tus estatutos!” (Salmos 119:68 RV 1995)

Tú eres bueno, y haces el bien; enséñame a obedecer tus mandamientos.” VERSIÓN TLA

 

 

 

La Bondad de Dios en la creación

 

Todo lo que emana de Dios -sus decretos, sus leyes, su providencia, la creación- no puede ser sino bueno, como está escrito: “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera” (Génesis 1:31). Así, que, la bondad de Dios se revela, en primer lugar, en la creación.

 

Incluso lo que nos parece sucio, también es bueno, por ejemplo, el polvo: ¿Sabías que sin el polvo no habría vida en la tierra? Sin la arena que llega del Sahara y de la Amazonía, el suelo estaría empobrecido y sin nutrientes, si el planeta estuviera completamente limpio , sería más húmedo y más caluroso, sin el polo tampoco habrían nubes, porque el valor de agua de adhiere a la superficie de los granitos de polvo. (Fuente “Muy Interesante”)

 

 

La Bondad de Dios en la creación del ser humano

 

Cuando más detenidamente estudiamos a la criatura, más evidente es la bondad de Dios.

 

Tomemos como ejemplo al hombre, la suprema entre las criaturas terrestres. Todo, en la Escritura de nuestros cuerpos, atestigua la bondad de su Creador. ¡Cuán adecuadas son las manos para llevar a cabo su trabajo! ¡Cuán benévolo al proveer de párpados y cejas a los ojos para su protección! . Todo en el cuerpo humano es bueno, perfecto, pensado y bien diseñado, incluso las partes que a veces nos pareces “sucias”, feas o que nos dan escrúpulos, para Dios son perfectas y buenas.

 

 

La Bondad de Dios en la creación de las criaturas

 

Sin embargo, la bondad del creador no se limita al hombre, sino que es ejercitada para con todas las criaturas. “Los ojos de todos esperan en ti, y Tú les das su comida en su tiempo. Abres tu mano, y colmas de bendición a todo viviente” (Salmos 145:15,16).

 

Dios ha hecho abundante provisión para suplir las necesidades de los pájaros del aire, los animales del bosque y los peces del mar. “El da mantenimiento a toda carne, porque para siempre es su misericordia” (Salmos 33:5). Verdaderamente, “de la misericordia de Jehová está llena la Tierra” (Salmos 136:25).

 

La bondad de Dios es notoria en la variedad de placeres naturales que ha provisto para sus criaturas. Dios podía haberse contentado satisfaciendo nuestra hambre sin que la comida fuera agradable a nuestro paladar. ¡Qué evidente es su bondad en la variedad de gustos que ha dado a la carne, las verduras y las frutas! Dios nos ha dado, no sólo los sentidos, sino también aquello que lo satisface; y esto, también, revela su bondad.

 

La tierra podía haber sido igualmente fértil sin que su superficie fuera tan satisfactoriamente variada. Nuestra vida física podría haberse mantenido sin las flores hermosas que regalan nuestra vista y que exhalan dulces perfumes. Podríamos haber andado sin que los oídos nos trajeran la música de los pájaros. ¿De dónde proviene, pues, esta hermosura, este encanto tan generosamente vertido sobre la faz de la naturaleza? Verdaderamente, “las misericordias de Jehová sobre todas sus obras” (Salmos 145:9).

 

 

 

 

La bondad de Dios manifestada en su Hijo Jesucristo

 

La bondad de Dios apareció más gloriosa que nunca cuando “envió a su Hijo, hecho de mujer, hecho súbdito a la ley, para que redimiese a los que estaban debajo de la ley, a fin de qué recibiésemos la adopción de hijos” (Gálatas 4:4,5). Fue entonces cuando una multitud de las huestes celestes alabó a su Creador y dijo: “Gloria en las alturas a Dios y en la tierra paz, Buena voluntad para con los hombres” (Lucas 2:14), por favor notemos la importancia de este texto, cuando dice “para con los hombres”, lo cuál quiere decir a “todos los hombres”, sin importar raza, tribu, lengua o nación, este punto que lamentablemente nuestros hermanos y amigos calvinistas no entienden, nos indica cuando amoroso y bueno es Dios, que por amor envió a su Hijo a morir por Todos los seres humanos, tal como lo explica el sgte. Versículo:

 

“la gracia de Dios que trae salvación a todos los hombres, se manifestó”

Tito 2:11

 

 

¿Cómo responder a la Bondad de Dios?

 

“Alaben la misericordia de Jehová, y sus maravillas para con los hijos de los hombres”

Salmos 107:8

 

La gratitud es la respuesta ante la bondad de Dios; la pregunta es ¿por qué si su bondad es tan constante y abundante, a menudo no somos tan agradecidos de la Bondad de Dios?.

 

A veces no valoramos la Bondad de Dios porque es ejercida hacia nosotros en el curso normal de los eventos. No es sentida porque la experimentamos diariamente. “¿Menosprecias las riquezas de su benignidad?” (Romanos 2:4).

 

La bondad de Dios es la esencia de la confianza del creyente. Su bondad permanece para siempre, y, por ello nunca deberíamos desanimarnos: “Bueno es Jehová para fortaleza en el día de la angustia; y conoce a los que en él confían” (Nahum 1:7).

 

Cuando otros se portan mal con nosotros, ello debería llevarnos a dar gracias al Señor, porque él es bueno; y, cuando somos conscientes de estar lejos de ser buenos, deberíamos bendecirle más reverentemente, porque El es bueno. No debemos permitirnos ni un momento de incredulidad acerca de la bondad de Dios; aunque todo lo demás sea puesto en duda, esto es absolutamente cierto: Yahweh es bueno; sus privilegios pueden variar, pero su naturaleza es siempre la misma.

 

Estudio Bíblico escrito, editado, corregido y dictado por: César Angelo.

Para este estudio se han tomado algunas notas e ideas generales del hno. A. W. Pink.

BIBLIOGRAFÍA:

La Biblia RV1960 – La Biblia TLA

Libro “Los Atributos de Dios” de Arthur Walkington Pink

 

 

Si quieres aprender más, te invito a leer los otros Atributos de Dios a continuación:

 

Estudio Bíblico: “Conociendo a Dios”

Primera Parte: “Los atributos de Dios

11ª Sesión: “LA PACIENCIA DE DIOS

 

Atte. César Angelo.

contralobos@gmail.com

Facebook: Cesar Contralobos

Twitter: @Contralobos

Mi Canal de Youtube

Mis Predicaciones, Estudios Bíblicos y Reflexiones.

Anuncios