5 oct. de 2016 / Santiago de Chile / Contralobos, Blog Cristiano.

 

Estudio Bíblico: “Conociendo a Dios”

 

Primera Parte: “Los atributos de Dios

 

12ª Sesión: “LA GRACIA DE DIOS”

 

Textos Bíblicos Claves:

 

Tito 2:11 / RV1960

“Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres”

 

Tito 2:11 / Dios Habla Hoy

“Pues Dios ha mostrado su bondad, al ofrecer la salvación a toda la humanidad.”

 

Romanos 11:6  RV1960

“Y si por gracia, luego no por las obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por las obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra”.

 

Biblia de Las Américas

“Pero si es por gracia, ya no es a base de obras, de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra.”

 

Dios Habla Hoy

“y si es por la bondad de Dios, y a no es por los hechos; porque si así fuera, la bondad de Dios y a no sería bondad.”

 

 Nueva Traducción Viviente

“Y, como es mediante la bondad de Dios, entonces no es por medio de buenas acciones. Pues, en ese caso, la gracia de Dios no sería lo que realmente es: gratuita e inmerecida.”

 

Palabra de Dios para Todos

“Y si Dios lo hizo como un regalo de su generoso amor, no fue por las buenas acciones de ellos. Si hubieran sido elegidos por sus buenas acciones, entonces el regalo del generoso amor de Dios no sería de verdad un regalo.”

 

¿Qué es La Gracia?

 

La Gracia de Dios es:

  1. Un “favor no merecido” de palabra griega “charis” (Karis).
  2. La única fuente de la cual fluye la buena voluntad, el amor y la Salvación de Dios.
  3. El favor salvador de Dios.
  4. La Justicia de Dios (Romanos 3:21-26)
  5. La Ley del Espíritu Santo; La Guíanza del Espíritu Santo (Romanos 8:1-2)
  6. La Ley de Cristo (1 Corintios 9:21; Gálatas 5:14; Mateo 7:12; 22:40; Santiago 2:8)
  7. Libertad en Cristo (Gálatas 2:4; 5:1, 13)
  8. El pacto de la libertad (Gálatas 4:22-26)

 

El hermano Abraham Booth de pensamiento calvinista, en su libro “El Reino de la Gracia” (Inglaterra, 1768), describe así este atributo del carácter divino: “Es el favor eterno y totalmente gratuito de Dios, manifestado en la concesión de bendiciones espirituales y eternas a las criaturas culpables e indignas”.

 

El predicador inglés Arthur Pink (1886-1952), quién también tenía una firma postura calvinista (doctrina que este Blog Contralobos no está de acuerdo), escribe lo sgte. respecto a la Gracia de Dios: “La gracia no puede ser comprada por la criatura. Si lo pudiera ser, dejaría de ser gracia. Cuando se dice de una cosa que es de “gracia”, se quiere decir que el que la recibe no tiene derecho alguno sobre ella, le llega como simple caridad.”

 

El hermano Jorge Trujillo define así lo que es La Gracia de Dios:

“La gracia podemos definirla como el acto misericordioso de Dios por el cual ofrece salvación y vida eterna a todos los pecadores que ponen su fe en Cristo para ser salvos. Creo que donde mejor podemos ver el mensaje de la Gracia es en las palabras de Jesús cuando dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en el cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Juan 3:16.

Cuando leemos este verso, podemos entender que la Gracia es el despliegue de Amor, Misericordia y de Perdón de Dios hacia una humanidad que no se lo merecía. Pues Dios ofreció su perdón aún “cuando estábamos en muertos en delitos y pecados”(Efesios 2:1).

 

¿Cuál es el Mensaje de La Gracia de Dios?

 

El hermano Jorge Trujillo en su Estudio sobre la Gracia, nos dice que El Mensaje de La Gracia es claro y nos proporciona 4 argumentos bíblicos:

  1. Dios ama al mundo pecador (Juan 3:16).
  2. Dios da un medio de Salvación (a Jesús) para Todos los hombres (Tito 2:11)
  3. El pecador cree (Juan 3:16; Romanos 10:10)
  4. Se recibe Salvación (Vida Eterna) (Juan 3:16).

 

 

La gracia vs Las Obras

 

La Gracia de Dios, según el texto base para este Estudio, está en directo contraste con las obras y los méritos humanos, volvamos a leer Romanos 11:6: “Y si por gracia, luego no por las obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por las obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra”.

 

Arthur Pink agrega lo siguiente respecto a esto:

 

“La gracia y las obras no pueden mezclarse, como tampoco pueden la luz con las tinieblas “Por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe” (Efesios 2:8,9). El favor absoluto de Dios no es compatible con el mérito humano; ello sería tan imposible como mezclar el agua y el aceite: veamos Romanos 4:4,5. “Al que obra, no se le considera el salario como gracia, sino como obligación. Pero al que no obra, sino que cree en aquel que justifica al impío, se considera su fe como justicia.”

Esta perfección de Dios está disponible GRATUITAMENTE para TODOS, así lo dice La Biblia en Romanos 5:15 Pero no sucede con la dádiva como con la transgresión. Porque si por la transgresión de uno murieron los muchos, mucho más, la gracia de Dios y el don por la gracia de un hombre, Jesucristo, abundaron para los muchos.”, pero es ejercida ACTIVAMENTE sólo sobre los hijos de Dios, vale decir, sólo los que CREEN en CRISTO pueden recibir los beneficios de La Gracia de Dios, lo podemos confirmar en Romanos 5:17 Porque si por la transgresión de uno, por éste reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por medio de uno, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.”, en esto se distingue de la “misericordia”, porque ésta Sí es “sobre todas sus obras” (Salmos 145:9).

 

La Gracia y sus características

 

La Gracia de Dios tiene tres características principales:

 

  1. Es eterna: Fue ideada antes de ser empleada, propuesta antes de ser impartida: “Que nos salvó y llamó con vocación santa (Llamamiento Santo), no conforme a nuestras obras, mas según el intento suyo y gracia, la cual nos es dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos” (2 Timoteo 11:9).

 

  1. Es gratuita: ya que nadie la puede ganar o comprar: “Siendo justificados gratuitamente por su gracia” (Romanos 3:4).

 

  1. Es Condicional: ya que sólo la reciben los que Creen en el Señor Jesucristo: Romanos 5:17b “los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.

 

 

 

La Gracia de Dios manifestada en Jesucristo

 

La gracia de Dios se manifiesta en el Señor Jesucristo, por él y a través de él. “Porque la ley por Moisés fue dada; más la gracia y la verdad por Jesucristo fue hecha” (Juan 1:17). Ello no quiere decir que Dios hubiera actuado sin Gracia para con nadie antes de que su Hijo se encarnara; Génesis 6:8 muestra claramente lo contrario. Pero la gracia y la verdad fueron reveladas plenamente o perfectamente cuando el Redentor vino a esta tierra, y murió en la cruz.

 

La gracia de Dios fluye para sus hijos sólo a través de Cristo el Mediador. para que así como el pecado reinó en la muerte, así también la gracia reine por medio de la justicia para vida eterna, MEDIANTE Jesucristo nuestro Señor.” (Romanos 5:21).

 

 

La Gracia de Dios en el Evangelio

 

La gracia de Dios es proclamada en el Evangelio (Hechos 20:24), por eso se dice que es “EL EVANGELIO DE LA GRACIA DE DIOS”, el cuál es “piedra de tropiezo” para el judío que se cree justo, y “locura” para el griego vano y filósofo. ¿Por qué es piedra de tropiezo? Porque en el Evangelio no hay nada en absoluto que halague el orgullo del hombre. Arthur Pink reflexiona sobre esto y dice lo sgte.: “(La Gracia de Dios) Anuncia que no podemos ser salvos si no es por gracia. Declara que, fuera de Cristo, don inefable de la gracia de Dios, la situación de todo hombre es terrible, irremediable y sin esperanza. El evangelio habla a los hombres como a criminales culpables, condenados y muertos. Declara que el más honesto de los moralistas está en la misma terrible condición que el más voluptuoso libertino; que el religioso más vehemente, con todas sus obras, no está en mejor situación que el infiel más profano.”

 

La Biblia nos dice que ya hay una sentencia sobre los hombres que rechazan a Cristo (Juan 3:18).

 

Lo que No es La Gracia de Dios

 

Hemos visto hasta ahora los que es La Gracia de Dios, pero también sería bueno revisar Lo que No es La Gracia de Dios, para lo cuál transcribiré parte del Estudio del hno. Jorge Trujillo.

 

El hno. Jorge nos detallará el Pacto de La Ley para entender el concepto:

 

La Ley:

Antes que viniera la Gracia existió la Ley. La Ley era un pacto de obras. La Biblia dice que bajo el pacto de la Ley, el perdón y la salvación se obtenían por medio de las obras, aunque esto era imposible y a no ser por la gracia de Dios aun bajo la ley, nadie hubiera sido salvo.  La ley decía, si obedecías recibías recompensa (bendición), pero si desobedecías recibías castigo (maldición). Así que como nadie podía guardar la Ley, todos estaban en maldición. Nadie podía vivir bajo la ley porque nadie podía guardar u obedecer la ley en su totalidad. Si guardabas toda la Ley pero fallabas en una cosa, te hacías culpable de toda la Ley. En contraste la Gracia no es un pacto de obras sino de fe.

 

Las limitaciones de la Ley:

  1. No puede justificar (Gálatas 2:16; 3:11)
  2. No puede dar vida (Gálatas 3:21)
  3. No puede dar el Espíritu Santo (Gálatas 3:2, 14)
  4. No puede dar espiritualidad (Gálatas 3:21; 5:5; Romanos 8:3)
  5. No puede perfeccionar o permanente lidiar con el pecado (Hebreos 7:19)

 

Lo que puede hacer la Ley:

  1. Trae maldición (Gálatas 3:10-12)
  2. Trae muerte, mata (2 Corintios 3:6-7; Romanos 7:9-10)
  3. Trae condenación (2 Corintios 3:9)
  4. Hace que el pecado sea revelado (Romanos 7:7-13)
  5. Declara el hombre culpable (Romanos 3:19)
  6. Mantiene al hombre atado al pecado y la muerte (Gálatas 4:3-5, 9, 24; Romanos 7:10-14; Romanos 3:23.

 

El Propósito de la Ley:

  1. Provee un patrón de Justicia y rectitud (Deuteronomio 4:8; Salmo 19:7-9)
  2. Revela la santidad y la bondad de Dios (Deuteronomio 4:8; Romanos 7:12-14)
  3. Identifica el pecado y revela al hombre su condición (Romanos 7:7-8; 5:20; Gálatas 3:19)
  4. Nos lleva a Cristo (Gálatas 3:24)

 

La Gracia vs La Ley

Ya hemos visto y aprendido el concepto de La Ley, y a continuación veremos el contraste entre La Gracia y La Ley, tomando como base el Estudio del hno. Jorge Trujillo.

 

Desde los tiempos de la iglesia primitiva han existido problemas con el Evangelio de la Gracia. En aquel tiempo, muchos judaizantes querían seguir viviendo bajo los preceptos de la ley, pues no habían entendido el verdadero significado de la Gracia. Lo peor del caso era que también querían hacer que los gentiles que ponían su fe en Cristo, guardaran también la Ley de Moisés como ellos. A ellos no se les hacia muy difícil entender que eran libres en Cristo. Estaban tan acostumbrados a tratar de recibir la justificación por medio de las obras que les parecía imposible que con el simple hecho de creer en Jesús recibirían completa justificación.

 

En Hechos 15 se tuvo que llevar a cabo en Jerusalén el primer concilio de la Iglesia Cristiana para resolver el problema de los judaizantes que querían seguir imponiendo cargas a los nuevos creyentes en Cristo que eran de descendencia gentil. El Espíritu Santo guió a los apóstoles a ordenar a los gentiles que no tenían que guardar la ley.

 

Hoy en día el concepto de la Gracia es para algunos difícil de entender porque también piensan que tienen que hacer algo además de creer para poder salvarse. Cuando no se entiende el verdadero concepto de la Gracia, el hombre en su mente humana siempre tratará de ayudarse en su salvación por medio de obras. Algunos todavía creen y enseñan que aunque la Ley pasó, todavía existen aspectos de la ley que se deben de guardar y hasta piensan que ofenden a Dios y pierden su salvación si no hacen tal o cuál cosa.

 

El espíritu legalista sigue vivo en muchos grupos de cristianos en estos tiempos. La religiosidad les atrae, se piensa que si no hay rituales y obras, no es posible que haya salvación o relación con Dios. El apóstol Pablo nos habla en contra de dejar la Gracia y volvernos a los débiles y pobres rudimentos que esclavizan, guardando días, meses, tiempos y los años (Gálatas 4:8-11).

 

Algunas iglesias han dado categorías especiales a ciertos días de la semana, idolatrando el sábado o el domingo, otras enseñan que los infantes deben bautizarse, otras enseñan que los hombres deben confesar sus pecados a otros hombres y hacer penitencias, otras iglesias imponen el lavamientos de pies como un ritual, otras ordenan ayunos forzados de hasta 40 días o más, toman el tiempo a los que oran y de estas maneras piensan que aseguran su salvación, estos y muchos otros requerimientos y tradiciones no están escritos en La Biblia ni pueden comprar La Salvación. El Apóstol escribió acerca de estas prácticas y rudimentos: “tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne” (Colosenses 2:23).

 

Cuando no se tiene un conocimiento pleno acerca de lo que La Gracia representa y lo que en realidad es para el creyente que está en Cristo, se tratará de añadir otras formas de tradiciones para hacer su religión mas “completa”.

 

Legalismo vs Libertinaje

 

A continuación presento algunos ejemplos de dos de las doctrinas más peligrosas dentro de la Iglesia Cristiana, el Legalismo y el Libertinaje, ambos pensamientos extremos no tienen nada que ver con La Gracia de Dios:

Legalismo: Todos los deportes son pecado.
Libertinaje: Todos los deportes son buenos para la salud (¿incluso la tauromaquia, el todovale y el boxeo?).
Legalismo: La TV es el cajón del diablo, el cine y todas las películas son del “mundo”.
Libertinaje: Todos los programas de TV, todas las películas son buenas y sólo son ficción (¿incluso las con contenido oscuro, esóterico, espiritista, teleseries y películas con alto contenido sexual e inmoral o violencia extrema y sádica?).
Legalismo: No se debe comer carne en “semana santa”, no se puede comer cerdo u otros alimentos.
Libertinaje: Todos los alimentos son buenos, podemos comer sin cuidado, porque de algo hay que hay que morir (¿y no que el cuerpo es el templo del Espíritu Santo?).
Legalismo: Beber café y beber alcohol es pecado.
Libertinaje: Podemos tomar café en exceso y beber hasta emborracharnos (hasta Jesús bebió y convirtió el agua en vino).
Legalismo: El que no diezma, ni ofrenda, ni trae las “primicias” al pastor es ladrón y se irá al infierno, esto es mandamiento y obligación.
Libertinaje: No hay que ofrendar nada a la Iglesia ni al pastor porque todos son ladrones y Dios no necesita dinero, además estamos en la Gracia (¿y por qué los primeros cristianos vendían hasta sus propiedades lo daban todo para la obra?).
Legalismo: El que ora más de una hora, el que ayuna todas las semanas, y asiste a todas las reuniones es el más espiritual y quién no lo hace es un carnal.
Libertinaje: No hay que orar tanto, ni asistir a la Iglesia, al final la Iglesia somos nosotros mismos y no el templo (¿y qué del consejo que dice orando en todo tiempo y no dejando de congregarse?).
Legalismo: El hombre de Dios no puede ingresar a la iglesia sin vestir traje y corbata, menos subir al púlpito y ni pensar en predicar o ser usado por Dios, tampoco puede usar el pelo un poco más largo.
Libertinaje: El hombre de Dios puede vestir como le venga en gana y seguir todas las modas que quiera, total Dios mira el corazón (¿y donde queda la sobriedad y la sencillez?).
Legalismo: La mujer no puede subir al púlpito, no puede enseñar ni predicar la Palabra de Dios, no puede servir en la Iglesia y solo está para ayudar en la cocina, tampoco puede cortarse el pelo, no puede maquillarse, no puede usar pantalón ni joyas.
Libertinaje: La mujer puede ser pastora y hasta obispa, puede vestir como quiera, maquillarse exageradamente, usar ropa lujosa, sexy y provocativa, inyectarse botox y hacerse cirugías plásticas, lo importante es cuidar “el templo del espíritu santo” (¿y dónde queda el recato, el decoro y la decencia?).

 

Los Beneficios de la Gracia

 

La gracia trae consigo beneficios, bendiciones y promesas que nunca antes existieron, veremos a continuación cuáles son:

 

La Gracia:

 

  1. Es un mejor Pacto (Hebreos 8:6)
  2. Nos salva (Tito 2:11; 3:4-7)
  3. Nos da Vida Eterna (Juan 3:16)
  4. Nos declara justos (Romanos 5:17)
  5. Nos hace santos (Hebreos 10:14)
  6. Nos perfecciona (Hebreos 10:1, 14)
  7. Nos da mejores promesas (Hebreos 8:6)
  8. Nos capacita (Tito 2:11-12): a. Para rechazar la impiedad y los deseos mundanos
    b. Para vivir sobriamente (En cuánto a nosotros)
    c. Para vivir justamente (Con nuestros semejantes)
    d. Para vivir piadosamente (Para con Dios)
    e. Para servir a Dios (1 Corintios 15: 9-10; Efesios 3:8)
  9. Nos da la promesa del Espíritu Santo. (Gálatas 3:2)
  10. Nos da la unción del Espíritu Santo (1 Juan 2:20; 2 Corintios 1:21)
  11. Nos da dones (1 Corintios 12; Romanos 12:3-8)
  12. Nos da la seguridad de la salvación (Efesios 1:3-14)
  13. Recibimos la plenitud de Dios (Juan 1:16-17)

 

¿Cómo recibimos La Gracia de Dios?

 

La única manera de llegar a recibir la Gracia de Dios es a través de la Fe. (Romanos 4:5, 16; 5:1-2)

 

Viviendo y creciendo en la Gracia de Dios

 

¿Cómo lo hacemos?:

  1. Permaneciendo Firmes y sin volver al sistema de obras (Gálatas 5:1).
  2. No usando la libertad como libertinaje para pecar (Gálatas 5:13).
  3. Amando a nuestro prójimo (Gálatas 5:14).
  4. Siendo controlados por el Espíritu Santo, no por la carne (Gálatas 5:16).
  5. No dando lugar a la vanagloria (Gálatas 5:26).
  6. Restaurando al caído (Gálatas 6:1).
  7. Sobrellevando las cargas de los otros (Gálatas 6:2, 3).
  8. Sometiéndonos a prueba, examinando nuestro corazón ante Dios y llevando nuestra propia carga (Gálatas 6:4-5).
  9. Compartiendo con los demás (Gálatas 6:6).
  10. No cansarnos de hacer el bien (Gálatas 6:9-10).
  11. No despreciando a Cristo (Hebreos 10:29).
  12. No dejando de congregarnos (Hebreos 10:25).
  13. No recibiendo la Gracia en vano (2 Corintios 6:1; 12:9).
  14. Confiando en la obra Cristo.

 

 

Conclusión

 

Dios Padre es la fuente de toda Gracia, porque designó el pacto eterno de Salvación. Dios Hijo es el único canal de la Gracia. El Evangelio es el promulgador de la gracia y Dios Espíritu Santo es el dador, El es quién convence de pecado al hombre, quién busca conquistar las voluntades rebeldes, quién busca ablandar los corazones duros, gloria a Dios por su Gracia!.

 

 

 

 

Estudio recopilado, revisado, editado, corregido, ordenado y dictado por: César Angelo

 

Bibliografía:

 

 

Atte. César Angelo.

contralobos@gmail.com

Facebook: Cesar Contralobos

Twitter: @Contralobos

Mi Canal de Youtube

Mis Predicaciones, Estudios Bíblicos y Reflexiones.

 

 

Anuncios