7 Oct. de 2016 / Stgo. de Chile / Contralobos, Blog Cristiano.

 

¿Debe un Cristiano practicar el boxeo?

por: César Angelo

 

Introducción.

 

Hola mis hermanos en Cristo, les saludo en amor cristiano y espero que se encuentren bien, quiero en esta ocasión responder esta pregunta que seguramente muchos se han hecho y más aún cuando algunos hermanos practican o disfrutan del boxeo u otro “deporte” violento, seguramente motivados por el hno. Manny Pacquiao, quién recientemente se ha convertido al cristianismo y que intenta mostrar a Jesús en medio del deporte con el que se ha ganado la vida. El ánimo de este artículo no es atacar a este hermano ni menos cuestionar su fe, más bien, la intención es orientar respecto a este tema que produce cierta confusión en algunos cristianos.

 

Manny Pacquiao.

En el año 2015 debido a una gran efervescencia y fanatismo que noté en las redes sociales por “la pelea del siglo” del boxeador Manny, escribí algunas críticas al respecto, las cuales las reuní para hacer este artículo.

Una de las preguntas que debemos hacernos es la sgte.: ¿Dios avala golpear al prójimo sin motivo alguno sólo por el placer de un seudodeporte?

Yo planteé en esa oportunidad lo sgte.:

“El hecho de que el hno. en Cristo Manny Pacquiao sea boxeador, no significa que Dios avale este “deporte” violento, y no significa que nosotros como cristianos avalemos estas practicas contrarias a la Palabra y menos que seamos “fanáticos” y seguidores de el y sus peleas, recordemos que su convertimiento es reciente y en proceso, hay circunstancias personales que Dios permite en nuestras vidas, no porque estén bien, sino porque en este caso, es la única herramienta de trabajo que tiene a la mano, y Dios podría eventualmente permitirle ganar dinero por un tiempo, pero lo ideal es que algún pastor sabio o mentor le guíe para que pronto abandone este “deporte” y que nosotros comprendamos que NO debemos amar las cosas de este mundo que se contraponen con lo que Dios nos enseña. Que Dios guíe al hno. Manny y que se abrán las puertas para que pronto se transforme en un ex-boxeador.”

 

¿Se puede considerar como deporte una “disciplina que intencionalmente busca dañar a tu prójimo?

La verdad es que No podemos llamar “deporte” al boxeo, el golpear al prójimo injustificadamente y por dinero es un acto desquiciado, por lo mismo un verdadero cristiano no debe practicar el boxeo ni disfrutarlo.

Me parece extraño lo sgte., por un lado tenemos a cristianos condenando el aborto, la muerte de cristianos en el mundo, la muerte que producen las guerras, la violencia contra la mujer, etc… y eso me parece super bien, pero por otro lado tenemos a los mismos cristianos justificando el boxeo, esto es contradictorio, todos estos casos que nombré, son violencia, todos son asesinatos, todos provienen del mismo espíritu de Caín, que mató a su hermano Abel. Jesús dijo:

“Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas.”

– Mateo 7:12 –

 

El boxeo puede ocasionar trastornos cognitivos y problemas motores.

El boxeo es algo brutal, sobre todo si tomamos en cuenta las graves enfermedades que sufren los boxeadores cuando dejan el “deporte”, las heridas y traumas en la cabeza, etc… ¿quién pagará las boletas médicas de ellos? ¿los admiradores y fanáticos, los que asistentes al “coliseo” para alentar la violencia?. Esto es igual que el circo romano, en donde habían gladiadores peleando a sangre y muerte y en las galerías estaba la masa alentando y pidiendo más golpes, la sociedad está tan corrompida que busca placeres que satisfagan su “carne”, para mí esto es coliseo romano, violencia por violencia, sin sentido, peor aún, por dinero.

 

Lissette Duque, neuróloga sub-especializada en neurogeriatría nos dice lo siguiente sobre este falso deporte:

“El boxeo tiene bastante relación con enfermedades neurológicas”

“Los traumatismos de cráneo, ya sea por un golpe muy fuerte o por golpes repetitivos, producen dos tipos de enfermedades:

Etapa Aguda: Sucede después de un traumatismo. Esto puede resultar en lesiones que causan un edema, hinchazón en el cerebro. De acuerdo a la magnitud y a la ubicación del traumatismo se puede provocar un daño neurológico que termine en el fallecimiento inmediato. Otras complicaciones que pueden existir son inflamaciones o fracturas.

 

Padecimientos a largo plazo: Las complicaciones crónicas se diagnostican usualmente cuando el daño ya ha avanzado, como en el caso de Ali. Pueden existir complicaciones neurológicas por la cicatriz que deja el traumatismo. Por ejemplo, la epilepsia se puede dar cuando existe una lesión focal en alguna parte de la corteza cerebral. También se puede provocar trastornos cognitivos. De acuerdo a la magnitud y ubicación de la lesión, el paciente puede quedar con problemas de concentración y memoria. Aquí cabe el término Demencia pugilística. Este es un padecimiento ocasionado por traumatismos repetitivos, que a largo plazo provocan un tipo de enfermedad como la demencia senil. Ali sufrió del síndrome de parkinson, un padecimiento común entre los boxeadores. La directora de Neuromedicenter explica que la enfermedad de parkinson se aplica a las personas que la han desarrollado por su avanzada edad. Mientras tanto, el síndrome se refiere al conjunto de síntomas similares al del parkinson. En los boxeadores, esta enfermedad se provoca porque los traumatismos han ido dañando las vías del sistema extrapiramidal, parte del sistema nervioso central. Otra diferencia entre el síndrome y la enfermedad, es que en el primero existe una afectación de ambos lados del cerebro. En la enfermedad, el desgaste usualmente comienza en un lado. Finalmente, los traumatismos en el cráneo pueden provocar secuelas motoras. Trastornos de motricidad y para caminar pueden ser provocados por hemorragias que dañan la zona motora. “Lamentablemente para nosotros los neurólogos, el boxeo es calificado como un deporte”.

Fuente: http://www.elcomercio.com/tendencias/boxeo-trastornos-cognitivos-salud-ali.html

 

La opinión de Sugel Michelén.

Cuando publiqué estos sendos estados y pensamientos en facebook (pueden corroborarlo, la fecha es el 03 de mayo de 2015) muchos hermanos “libertinos” me empezaron a atacar y a defender este “sano” deporte, también tuve un intercambio de opinión en la Iglesia con un hermano a quien estimo mucho y que practica un deporte similar y le dí mis razones de porque pensaba esto, cada uno mantuvo su opinión y claramente yo respeto los diferentes puntos de vista al respecto, aunque claramente no comparto el pensamiento que avala este “deporte” violento ni ningún otro de similares características, al correr los meses, me encontré sin querer con un video que me produjo alegría y vino a confirmar lo que El Espíritu Santo había puesto en mi corazón respecto a este tema del boxeo, se trata de la opinión del pastor Sugel Michelén, a quién le consultan sobre el boxeo, veamos el video para saber que fue lo que él respondió:

 

Conclusión.

Ante todos los argumentos anteriormente expuestos, concluyo que un Cristiano no puede practicar ni disfrutar el boxeo, ya que:

  1. Hay un grado de pecaminosidad al haber intencionalidad de violentar brutalmente al prójimo sin motivo alguno, con el fin de derribarlo y noquearlo, sólo para agradar a los espectadores del “circo romano” que anhelan ver sangre. Jesús nos dice en Mateo 7:12 que debemos hacer con los demás como a nosotros nos gustaría que fueran con nosotros, creo que ninguna persona quiere que le den golpes en la cabeza. Con el boxeo de ninguna manera se busca el bien del prójimo, la Palabra nos dice “Ninguno busque su propio bien, sino el del otro” (1ra Corintios 10:24).
  2. Hay una evidente falta de amor, poca empatía y egoísmo hacia el prójimo, ya que con los golpes que se infringen al adversario se daña gravemente la salud de la persona, produciendo daños irreparables. La Biblia nos enseña en 1ra Corintios 13:4-7 sobre una característica del amor, el cuál “no se comporta con rudeza”.
  3. En ninguna medida este “deporte” glorifica a Dios, la Biblia es clara en enseñar que cualquier cosa que hagamos debemos hacerlo para la gloria de Dios (1ra Corintios 10:31), es difícil imaginar a un cristiano glorificando a Dios golpeando a su prójimo.
  4. Hay un principio Bíblico que dice “No matarás (No asesinarás)” (Éxodo  20:13), el cuál nos advierte sobre lo grave que es cometer homicidio hacia el prójimo, sobretodo cuando no hay motivo alguno, sabemos que los homicidios comienzan en el corazón (mente), y luego se ejecutan en la realidad, el boxeo justamente produce muerte, directa o indirecta, a corto o largo plazo, es la búsqueda de la destrucción del oponente, de hecho han habido casos en donde han muerto personas por un K.O., pero si vamos más allá, Jesús criticó incluso la ofensa como algo grave, vale decir para Cristo odiar, ofender y asesinar es lo mismo, (Mateo 5:22).

 

Hay dos maneras en que podemos verificar que el boxeo es algo pecaminoso, primero por La Palabra de Dios ya expuesta, y segundo por medio del Espíritu Santo quién nos convence de pecado, quién nos guía a toda verdad y justicia y quién nos comunica lo que nos conviene y lo que nos edifica como cristianos.

Dicho esto, confío que será El Espíritu Santo quién guiará los hermanos que están confundidos sobre este tema. Espero en Dios que este pequeño artículo aclare las dudas sobre este asunto. Qué Dios les bendiga.

 

“Todo me es lícito, mas no todo conviene: todo me es lícito, mas no todo edifica.”

1ra Corintios 10:23

 

 

Atte. César Angelo.

Autor de Predicamos, Blog Cristiano.

Pastor en “Iglesia Cristiana u Salvación“.

Facebook

Twitter

Youtube

Mis Predicaciones

 

 

Anuncios