10 oct. de 2016 / Santiago de Chile / Contralobos, Blog Cristiano.

 

Estudio Bíblico: “Conociendo a Dios”

Primera Parte: “Los atributos de Dios

14ª Sesión: “EL AMOR DE DIOS”

 

“Dios AMÓ TANTO a la gente de este mundo, que me entregó a mí, que soy su único Hijo, para que todo el que crea en mí no muera, sino que tenga vida eterna.”

 

Juan 3:16 / TLA

 

 

Introducción

 

Hemos llegado a nuestra 14ª Sesión, anteriormente estuvimos aprendiendo acerca de “La Misericordia de Dios“, y ahora estaremos aprendiendo sobre este atributo maravilloso que es “El Amor de Dios”, aunque también mal utilizado, ya que muchas veces se predica como si Dios fuera sólo amor, y debemos entender a Dios como un TODO, un Dios completo, con al menos 15 atributos principales, es necesario entender que si predicamos a un Dios sólo de amor, estamos entregando un mensaje cojo, sin equilibrio, justamente las falsas doctrinas parten por dar énfasis a un atributo de Dios o a un versículo Bíblico sacado de contexto, pero debemos predicar Todo el consejo de Dios, como enseño el apóstol Pablo, así vamos a descubrir o redescubrir este bello a tributo de nuestro Dios.

 

 

La Naturaleza de Dios

 

En las Sagradas Escrituras se nos dicen tres cosas acerca de la naturaleza de Dios.

 

  1. “Dios es Espíritu” (Juan 4:24).

 

Por ser “Espíritu” no tiene sustancia visible, es incorpóreo. Si Dios tuviera un cuerpo tangible, no sería omnipresente, y estaría limitado a un lugar; al ser “Espíritu” llena los cielos y la tierra.

 

  1. “Dios es luz” (1ª Juan 1:5) lo cual es lo opuesto a las tinieblas.

 

Las tinieblas, en las Escrituras, representan el pecado, el mal, la muerte; la luz representa la santidad, la bondad, la vida. Que “Dios es luz” significa que es la suma de todas las excelencias.

 

  1. “Dios es amor” (1ª Juan 4:8). No es simplemente que Dios “ama”, sino que su misma esencia es Amor, él mismo es El Amor verdadero), El amor no es simplemente uno de sus atributos, es su misma naturaleza. Muchos hoy en día hablan del amor de Dios, pero son ajenos por completo al Dios de amor. El amor divino es considerado comúnmente como una especie de debilidad afectuosa y cariñosa; es reducido a un simple sentimiento copiado de las emociones humanas. Pero nuestras ideas deben ser reguladas de acuerdo con la Biblia.

 

 

Porque Dios es amor, podemos entender lo que dice el texto Juan 3:16, Él amó tanto al mundo, a la gente, la versión RV1660 dice “de tal manera”, una expresión con la que el hno. Juan intentó mostrarnos lo grande que fue el amor de Dios, quién amó no sólo a unos pocos “elegidos”, no sólo a una nación, sino que amó a toda la humanidad, vale decir, a cada ser humano nacido y por nacer. Así de grande es el amor de Dios, que no podemos limitarlo, es abundante, más ancho que el mar, más alto que el cielo, más grande que el universo!

 

 

6 Aspectos del Amor de Dios

 

 

  1. El amor de Dios es incondicional: Esto quiere decir que Dios amó a todos sin condiciones, sin mirar los muchos pecados del hombre, el amó a toda la humanidad aún sabiendo que no todos corresponderían a su amor, y sabiendo que nadie podía pagar ese amor tan grande, y peor aún muchos de los que amó lo rechazarían. Nadie merecía ni merece ser amado por Dios, pero de igual manera Dios amó al mundo. La única razón por la cuál Dios nos amó, es porque él es amor y siempre está amando, no puede hacer otra cosa, porque esa es su naturaleza, él siempre ama sin condiciones previas, esa clase de amor fue demostrado cuando él envió a su hijo a morir en la cruz por toda la humanidad, por lo tanto, esa es la mayor prueba de amor que Dios hizo por todos nosotros, él ya amó a todos, lo demostró en la cruz, lo demostró haciéndose hombre para rescatar a su creación de la condenación. Aunque el amor de Dios general es incondicional como ya lo vimos, debemos hacer una pequeña diferencia entre este amor general de Dios por todos, y el amor especial para con sus hijos, el cuál trasciende más allá de esta vida y que disfrutaremos de sus beneficios por siempre, de hecho la Biblia nos dice en Proverbios 8:17 “Amo a los que me aman, y los que me buscan con diligencia me hallarán.”, entonces queda claro que quienes somos salvos por gracia contamos con el amor especial de Dios y con los beneficios y derechos propios ganados por Cristo. Algo de esto ya lo enseñé en el estudio de La Gracia de Dios y La Misericordia de Dios, la Gracia de Dios está disponible para todos, pero hay una condicionante para recibir esta Gracia Salvadora, creer en Cristo y al momento de creer accedemos a todos los beneficios especiales de La Gracia. Es necesario entender que Dios no nos amó porque nosotros le amábamos, sino que nos amó antes de que tuviésemos una sola partícula de amor hacia él, así lo dice su Palabra: “Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero” (1ª Juan 4:19).

 

 

  1. El amor de Dios es eterno: Dios mismo es eterno, y Dios es amor; por tanto, como él no tuvo principio, tampoco su amor lo tiene. Es cierto que este concepto trasciende el alcance de nuestra mente finita; sin embargo, cuando no podemos comprender, podemos adorar, como dijo un pensador, creo y luego entiendo. La Biblia dice en Jeremías 31:3 “Con amor eterno te he amado; por tanto te soporté con misericordia!”

 

 

 

  1. El amor de Dios es infinito e ilimitado: Todo lo referente a Dios es infinito. Su sustancia llena los cielos y la tierra. Su sabiduría es ilimitada, porque él conoce todo el pasado, el presente y el futuro (omnisciencia y presciencia). Su poder es inmenso, porque no hay nada difícil para él. Asimismo, su amor no tiene límites.

 

 

Efesios 2:4 nos dice: “Sin embargo, Dios, que es rico en misericordia, por su mucho amor con que nos amó”; la palabra “mucho” aquí es sinónimo de “de tal manera amó Dios” en Juan 3:16. Nos habla de un amor tan sobresaliente que no puede ser calculado.

 

 

Si la expiación de Cristo fuese “limitada” como explica la filosofía calvinista, entonces estaríamos hablando de un dios limitado, de un dios cuyo amor es limitado, que tiene una gracia limitada y que su poder es limitado, pero la Biblia afirma que Cristo murió por todos, por lo tanto no existe tal “expiación limitada”, porque la Biblia nos habla de una “Expiación Ilimitada”. Dios es amor y su amor es ilimitado!

 

Los sgtes. Textos afirman esto:

“Dios AMÓ TANTO a la gente de este mundo, que me entregó a mí, que soy su único Hijo, para que todo el que crea en mí no muera, sino que tenga vida eterna.” / Juan 3:16 / TLA

 

“Pero él fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades: el castigo de nuestra paz fue sobre él; y con sus llagas nosotros somos sanados. Todos nosotros nos desviamos como ovejas; nosotros nos hemos tornado cada uno a su propio camino; y el SEÑOR puso sobre él la iniquidad de todos nosotros.” (Isaías 53:5-6)

 

“Porque cuando nosotros éramos todavía débiles, en el tiempo debido CRISTO MURIÓ POR LOS IMPÍOS”. / Romanos 5:6

 

“Porque hay un Dios, y un Mediador entre Dios y los hombres, el Hombre JESUCRISTO, quien se dio a sí mismo en RESCATE POR TODOS, para ser testificado en el debido tiempo”. (1ª Timoteo 2:5-6).

 

“Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre envió al Hijo para ser el SALVADOR DEL MUNDO”. (1ª Juan 4:14).

 

“Y Él es la propiciación por NUESTROS PECADOS: y no sólo por los nuestros, SINO TAMBIÉN POR LOS PECADOS DE TODO EL MUNDO”. (1ª Juan 2:2)

 

 

 

  1. El amor de Dios es Santo (puro, sin mancha): El amor de Dios no es un capricho, su amor nunca se contrapone con su santidad, su justicia o con otro de sus atributos. “Dios es luz” (1ª Juan 1:5) se encuentra antes que “Dios es amor” (1ª Juan 4:8).

 

 

El amor de Dios no es una simple debilidad afectuosa. La Escritura declara que “el Señor al que ama castiga, y azota a cualquiera que recibe por hijo” (Hebreos 12:6). Dios no cerrará los ojos al pecado, ni siquiera al de sus hijos. Su amor es puro, sin mezcla de sentimentalismo humano, el amor de Dios incluye la disciplina, y siempre será justo, porque Él es justo.

 

 

  1. El amor de Dios es bueno: El amor, la misericordia y el favor de Dios son inseparables. Esto se pone de relieve en Romanos 8:32-39. Ese amor fue el poder impulsor de la encarnación de Cristo: “De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito” (Juan 3:16), vemos la bondad de Dios en es acto de sacrificio, el Calvario es la demostración suprema del amor divino. Siempre, que seamos tentados a dudar del amor de Dios, recordemos el Calvario. He aquí, abundante motivo para confiar en Dios, y para soportar con paciencia las aflicciones.

 

 

  1. El amor de Dios es seguro: Romanos 8:32-39 nos enfatiza la seguridad del amor de Dios y por ende la seguridad de Salvación para quién ha creído genuinamente y que es una nueva criatura, debemos saber que aunque vengan muchas pruebas, esto no significa que Dios no nos ame, sino que son necesarias para formar nuestro carácter y ser como Cristo! Nuestro Señor, quién era el amado del Padre, no estuvo exento de pobreza, dolor y persecución. Sufrió hambre y sed. Tanto fue lo que se humilló a sí mismo que permitió que los hombres le escupieran y le hirieran, y nos amó hasta la muerte y muerte de cruz!

 

Así que, si Cristo sufrió el menosprecio y aun así Dios le amó, que ningún cristiano dude del amor de Dios, no importa cuan dura sea la prueba. Dios no enriqueció a Cristo con prosperidad temporal en este mundo, ya que “no tenía donde recostar su cabeza”. Pero sí le dio el Espíritu sin medida. Siendo así, aprendamos que las bendiciones espirituales son las riquezas más grandes. ¡Qué bendición es saber que, aunque el mundo nos odie, Dios nos ama y su amor es seguro, nada ni nadie nos puede separar de su amor, y su amor es por la eternidad para sus hijos que han sido lavados en la sangre de Cristo!!

 

 

Conclusión:

Sólo nos resta meditar, adorar, llorar y agradecer tanto amor de Dios para con nosotros sus hijos y por todos los seres humanos, las palabras sobran para explicar su gran amor con que nos amó, es indescriptible y al mismo tiempo inmerecido, inexplicable, esto nos debe llevar a amar como el nos amó, a ser misericordiosos como el lo fue, perdonadores como el nos perdonó, pacientes los unos con los otros como el nos tuvo y nos tiene paciencia, si no fuera por su amor y por su gracia nada seríamos, pero su amor, su amor!! Amor divino e inagotable que nos deja sin palabras y nos inspira a seguirle día a día, no importa si nadie nos ama, no importa si los demás nos desprecian, nos odian o nos abandonan, tenemos a uno que nos ama con inmenso amor y que nunca dejará de amarnos!, Gloria a Dios!!

 

Estudio Bíblico escrito y dictado por: César Angelo.

 

Si quieres aprender más, te invito a leer los otros Atributos de Dios:

Estudio Bíblico: “Conociendo a Dios”

Primera Parte: “Los atributos de Dios

15ª Sesión: “LA IRA DE DIOS

 

BIBLIOGRAFÍA:

La Biblia RV1960 – La Biblia TLA

Libro “Los Atributos de Dios” de Arthur Walkington Pink

 

 

Atte. César Angelo.

contralobos@gmail.com

Facebook: Cesar Contralobos

Twitter: @Contralobos

Mi Canal de Youtube

Mis Predicaciones, Estudios Bíblicos y Reflexiones.

Anuncios